2011 Excursionistas en Azul

Museo López Claro, Azul, Provincia de Buenos Aires.

Exhibición colectiva con el Grupo Excursionistas, agosto 2011.

DONACIÓN DE UN CRÁNEO

Ficha técnica: Cráneo de procedencia desconocida, vitrina y auriculares.


CRÓNICA

El 19 de agosto pasado llegamos a Azul con los compañeros de Excursionistas, invitados por Claudia Bogliano, directora del Museo de arte López Claro.

La invitación a la muestra surgió al mismo tiempo que mi familia vendía y vaciaba la casa de mi abuela. Se repartían muebles, adornos, ropa, libros, antiguedades y un cráneo que estaba en una vitrina de acrílico, que nadie quería llevarse. Era lo último que quedaba en la casa.  La única referencia que quedó fue un cartel en la vitrina que dice: “Amaicha, Tucumán”. Era una pieza molesta para la familia, que nadie sabía muy bien de dónde había salido.

Ni mi viejo, ni mis tíos se acuerdan bien de dónde llegó su papá un día con un cráneo envuelto en una frazada, tampoco le preguntaron nunca sobre el cráneo. Si fue un regalo de otro médico, si fue extraído de un cementerio indiode Amaicha, si una topadora lo dejo al descubierto en medio de una ruta, si la cabeza perteneció a un interno de open door, son todas insinuaciones sobre su origen. Una vez profanado el hallazgo se destruye todo tipo de posibilidad de reconstrucción y solo queda el relato.

Antes de viajar a Azul me contacté con Sandra Adam, una paleontóloga del Museo etnográfico Squirru de Azul, quiense ofreció a investigar el material.

La puesta en escena del cráneo en el Museo de Arte López Claro construyó otro contexto de aparición donde quedó reflejada una compleja y tensionante historia de las necrópolis de la ciudad, donde durante años habían convivido dos cementerios: uno oficial y el otro llamado el “de los pobres”, del otro lado del río.

AUDIO DE LA INSTALACIÓN: